La evolución del ilusionismo ahora: La originalidad

El otro día hablaba con Jesús Duque que tenemos un problema muy grande en ilusionismo en el mundo actual, en este momento.

No somos originales, por lo tanto no avanzamos.

La originalidad es uno de los problemas principales del Ilusionismo, hablamos de algo original, cuando en realidad tenemos que decir revisionismo.

En realidad viene de lejos nuestro problema, puesto que nuestra herencia cabaretera; generar algo de consumo rápido, sencillo de entender y de vender; es muy difícil desligarse de la misma.

Voy a rememorar todo un poco para ponernos en situación…

Westcar Papyrus | Ilusionat.comEn su momento hacíamos la magia para Reyes, en el antiguo Egipto actuábamos ligados a la religión, posteriormente cuando Roma desembarco, vemos como la evolución va hacia el artista callejero, Grecia y Roma estaban plagados de ellos, herencia de Egipto el hacer magia con los Cubiletes y los vasos de vinagre, en realidad cualquier objeto valía para transmitir ese arte de “En-cantamiento”.

Llega la religión cristiana, y barre todos los Dioses romanos en pro de un único representante. Es entonces cuando la magia se expulsa definitivamente de los palacios y se lleva a la calle. El artista callejero puro y duro, nómada por definición comienza a llevar su ilusión por diversos lugares del mundo. Las cuadrillas de artistas hacen buenas routes por todo el territorio cristiano, antiguamente Romano, para ganarse la vida.

Los secretos pasaban de unos a otros y no había libros ni un soporte físico para consultar los elementos del ilusionismo. Esto tampoco lo tenemos seguro, puesto que debido a que se perdieron casi el 90% de loes escritos de la época debido a que se encontraban en la biblioteca de Alejandría (hoy desaparecida) solo nos queda la elucubración de si había o no escritos.

Entonces llega la Inquisición (los Católicos, los Protestantes y los Ortodoxos) y un Juez inglés (Reginald Scott), viendo que se estaban condenando a Inocentes, recopila en un solo libro los principios que regían  la época, demostrando así que la mano del Diablo no era tal, sino el propio desconocimiento de los hombres, y su miedo a lo desconocido lo que provoca ese problema.

En el renacimiento debido a giro antropológico del enfoque de la humanidad se ven los primeros escritos sobre ilusionismo, maquillados de juegos de sociedad de la época como es el cuadrado mágico y diversos divertimentos matemáticos, no en vano en esos momentos se está iniciando el neoplatonismo más puro y a su vez se ligaba que un conocimiento secreto que estuviera en contra del poder establecido se premiaba con al hoguera u otro argumento más solido.Cuadrado Mágico | Ilusionat.com

El cambio se encontraba en que todo gira alrededor del hombre, y no de Dios.

Es el momento de la proporción áurea (rescatada de los griegos, este conocimiento se encontraba perdido) de las series de Fibonacci, de Leonardo da Vinci y de grandes descubrimientos que nos llevan a dar el siguiente paso.

Llega el Barroco, el uso de la razón por encima de todas las cosas, siguen cambiando las perspectivas de los artistas y de la humanidad entera…y casi sin darnos cuenta llegamos a Robert Houdin. Momento de inflexión donde nos tomamos un poco más en serio a  nosotros mismos como Magos/Ilusionistas. Este creador de ilusiones que estuvo en activo por un corto periodo de tiempo, dejo una huella difícil de calibrar aún a día de hoy, a su vez surgieron otros elementos de interés en otros puntos de Europa como Hozfinser, en USA Pinetti…

Robert Houdin | Ilusionat.comLa magia moderna está aquí, y la huella del cabaret y el artista callejero siempre está presente, Robert Houdin y Hozfinser enfocan sus ingenios en hacer una magia elegante y que huya estrepitosamente de lo conocido hasta el momento, con un punto en común, su magia es original, creativa y con un componente artístico en bruto muy acertado. No se parecen en nada lo que hace uno y otro y además son efectos nuevos en su gran mayoría y no adaptaciones de efectos.

Y es donde paro, este pequeño resumen de la historia del ilusionismo, después de años de historia el punto más creativo es el de antes de ayer, cuando otras artes llevan años perfeccionándose como el teatro, la música, la pintura, la escultura… Nuestro campo sigue una evolución más lenta en lo que se refiere a originalidad, nuestro mensaje ha sido demasiado potente a la hora de presentarlo, de tal modo que hemos pecado de conformistas en el modo de presentarlo. Eso llevado a  que han sido pocos los escritos que hablan de magia como la conocemos hoy día, es solo el momento en el que el conocimiento lo reflejamos en libros, ese punto de inflexión que nos sirve para comenzar a construir a partir de todo el conocimiento adquirido por nuestros antecesores.

El principal problema actual es la no búsqueda de nuevos efectos, es decir, buscar un efecto nuevo cuesta, hacer versiones del mismo efecto es lo más sencillo, puesto que el cimiento está establecido y sabemos que funciona.

Eso a la larga es un problema de carrera de fondo, que no tiene porque ser malo o bueno, correcto o incorrecto, pero si el destacar que tenemos ese problema nos sirve para poder enfocarnos en los elementos que otras artes han evolucionado y nosotros no, por simple conformismo, entonces es interesante plantearlo.

Esta claro que los esquemas de  guión en teatro o cine son siempre los mismos (con más o menos capas), que los elementos técnicos de una pintura son siempre los mismos… pero no veo que las versiones de las meninas vayan a pasar a la historia de la pintura, a la historia de la pintura pasa las meninas que fue el primero, el que rompió los esquemas establecidos, el resto es un estudio personal de cada uno para intentar comprender los elementos que se pusieron en flote en el momento en el que se hicieron las meninas. De otras artes también hay ejemplos, una Opera como carmen pasa a la historia y se harán mil variaciones, pero ninguna Carmen salvo la original va a pasar a la historia, igual que Incendios de Wajdi Mouawad pasará a la historia si lo vemos única y exclusivamente en Teatro, pero las versiones no.

Esto que quiere decir…

Que la magia tiene que evolucionar hacia efectos nuevos, no hacia un principio de hacer revisiones de efectos, que no es que este mal, ojo, no quiero que se mal interprete, sino que ese enfoque puede servir para que se haga una revisión del efecto, y que se apliquen las técnicas actuales al mismo, eso no quiere decir que sea original, quiere decir que el enfoque revisionista está bien planteado, y por lo tanto se ha realizado una traslación del efecto antiguo con principios antiguos a el efecto antiguo con técnicas nuevas.

Pero esto es lo natural, en cierto modo lo lógico, no vas ha escribir algo con herramientas de escritura de los romanos, si hoy día tienes un computador (sea pc sobremesa, smartphone o tablet).

Entonces, ¿el planteamiento de la originalidad donde se encuentra?…

Difícil respuesta, pero, y esto es una valoración personal, me decantaría por algo más estructural.

En un efecto clásico, si quieres basarte en el mismo, con un cambio de estructura muchas veces tienes un efecto nuevo.

Lógicamente la técnica puede variar, y debe variar.

Una actualización técnica de un efecto en ningún modo se puede tomar como original, puesto que es una actualización de método, por lo tanto estamos ante una revisión del mismo.

Sin embargo, la originalidad estriba en que el público perciba algo distinto, al fin y al cabo es al que nos debemos, es por eso que la originalidad solo debe de ser valorada en estructura o en el cambio de elementos para hacer la magia, y al fin y al cabo de eso es de lo que se trata…

Otro cambio interesante para hacer aparte del de la estructura es hacer convivir el efecto con materiales completamente distintos, de tal modo, que si un  efecto que normalmente haces con cartas, lo haces con postales o con facsimiles de cuadros, ya tienes un efecto completamente original que transmite algo distinto al espectador, y quien sabe, si en tus manos estas poniendo unas Meninas a los que vengan después…Las Meninas | ilusionat.com

Entonces…¿te atreves a ser original? ¿o vas a seguir siendo revisionista?