Descripción

Este es el clásico efecto de los trileros, donde el espectador nunca gana.

 

Tres cartas indiferentes se colocan cara abajo sobre la mesa; Incita a una apuesta sobre la de distinto color; al volver las cartas, estas han cambiado sus lugares haciendo perder la apuesta al espectador.